Estudiar meteorología

Si eres un apasionado de la meteorología estás de suerte, porque existe formación reglada y oficial con la que convertirte en un meteorólogo profesional.

La meteorología es la ciencia que estudia la atmósfera y que, en base a principios científicos diversos, se ocupa de observar, comprender y pronosticar los cambios en ella, aunque, sobre todo, de cómo estos afectan a la Tierra

La consecuencia natural de este fenómeno es la predicción del clima, un dato extremadamente importante que ayuda a estar preparado para posibles desgracias naturales ocasionadas por tsunamis, tornados o huracanes, entre otros.

Aunque de primeras es fácil que nos venga a la cabeza la figura del presentador del tiempo que vemos en televisión, lo cierto es que esta es la única cara visible de este tipo de trabajo, pero son muchos otros los meteorólogos que trabajan en otros puestos para aprender día a día sobre las condiciones climáticas en agencias o compañías especializadas.

¿Qué se hace en meteorología?

Teniendo en cuenta que la meteorología se encarga principalmente de este estudio dinámico, químico y físico de nuestra atmósfera terrestre, las áreas de estudio por las que pasa cualquier profesional se enfocan hacia tareas pertenecientes a categorías de la meteorología como lo son:

  • Meteorología dinámica
  • Agrometeorología
  • Meteorología física
  • Climatología
  • Hidrometeorología
  • Meteorología sinóptica
  • Mesometeorología

Estas ayudan principalmente a analizar datos de vertientes varias de la meteorología que influyen en otras ciencias como: los recursos hídricos; la contaminación de la atmósfera; la producción energética; los transportes terrestres, aéreos y marítimos; la ganadería y agricultura; o las obras de ingeniería.

Con todo esto, por lo general, un meteorólogo se encontrará con tareas tales como las que te contamos a continuación:

  • Realizar todo tipo de asesoramiento para entidades públicas y privadas dentro de la materia de su competencia.
  • Encargarse del diseño y desarrollo de diversos sistemas de observación y de medición de fenómenos meteorológicos
  • Estudiar las escalas espacio-temporales en las que muchos de estos fenómenos suceden.
  • Evaluar e interpretar los pronósticos de evolución del clima en base a las horas del día.
  • Elaborar informes, ensayos y análisis sobre información meteorológica básica.
  • Confeccionar pronósticos y previsiones temporales para medios de comunicación.
  • Asesorar o dirigir actividades de información de la meteorología para organismos de desarrollo de modalidad pública o privada.
  • Actuar en distintas exploraciones, informes, consultas y certificaciones sobre la meteorología y cómo esta afecta a los mares, océanos y ríos.
  • Realizar análisis pluviométricos.
  • Elaborar estadística básica y de tratamiento de datos.
  • Instalar ciertas estaciones agrometeorológicas.
  • Llevar a cabo cómputos y parámetros agrometeorológicos.
  • Ser capaces de determinar los mejores lugares para la instalación de elementos y herramientas de medición o de instrumental pluviométrico o hidrológico para el estudio de datos.

La carrera de meteorología pertenece a la rama de ciencias, por tanto el aprendizaje estará enfocado hacia materias de esta disciplina y pasará por asignaturas tales como:

  • Matemáticas, física, química, análisis matemático, cálculo numérico y álgebra.
  • Meteorología, física atmosférica, dinámica de la atmósfera y observación de la atmósfera.
  • Estadística, probabilidad y análisis crítico de datos.
  • Laboratorio climatológico y sinóptico.
  • Microclimatología y agromemeteorología.

Requisitos y cualidades para ser meteorólogo

Como en todos los trabajos, el perfil profesional del meteorólogo se adapta a ciertos rasgos y características cuya importancia determinará su adecuación al puetso y el éxito del trabajo que realizan. 

Un meteorólogo debe:

  • Tener un conocimiento excelente de todas las situaciones. Aunque aparentemente no suceda nada en los radares y se presente el día claro y soleado, todos los meteorólogos deben estar al tanto y saber que el tiempo puede cambiar repentinamente o que cualquier catástrofe puede surgir de la nada.
  • Ser flexible. Esto es, tener la capacidad de adaptarse a todos los trabajos de campo y de investigación, y de tener la habilidad de tomar decisiones en frío y en caliente.
  • Tener una buena organización y poder ser multitarea. El mundo de los meteorólogos es muy volátil y por ello es imprescindible ser capaz de efectuar distintas tareas al mismo tiempo. También es clave que sepa organizarse para evitar problemas que pueden surgir con la predicción y el análisis de datos.
  • Poseer una buena habilidad de destreza en la comunicación. Un meteorólogo debe ser , ante todo, un comunicador nato si trabaja para los medios y cara al público, por tanto debe ser versado en el arte de la oratoria.
  • Saber trabajar bajo presión. Un meteorólogo se encontrará trabajando en condiciones adversas en numerosas ocasiones, y por tanto debe enfrentarse a información compleja o a las premuras de las condiciones atmosféricas y del clima.
  • Tener una mente muy analítica y una buena capacidad resolutiva. Los datos meteorológicos se basan, ante todo, en cifras y números, y por tanto un profesional de este campo debe saber cómo analizar las métricas y los datos para obtener resultados.
  • Contar con una buena conceptualización y visualización. Esto implica la habilidad para trabajar con las cuatro dimensiones que componen los datos de la meteorología. El tiempo cronológico, las tres dimensiones del espacio y las relaciones existentes entre estas estructuras y la atmósfera.
  • Saber manejar los fallos. Es enormemente común para los meteorólogos trabajar con fallos, y por ello debe preocuparse y responsabilizarse de cualquier error, además de trabajar hasta el final para dar con la solución correcta sin rendirse.
  • Presentar interés por la meteorología. Algo más obvio, pero igual de importante, ya que un buen predictor del tiempo debe sentir pasión por esta ciencia y sentirse atraído por esta disciplina profesional.
  • Conservar las ganas de aprender, incluso pasado el tiempo. La meteorología avanza y cambia, y los expertos están siempre en un estado de estudio indefinido, por lo que un buen meteorólogo utilizará cada experiencia para sacar información y datos que usar de forma predictiva en siguientes sucesos de ese mismo tipo.

¿Qué bachillerato necesitas para ser meteorólogo?

Aunque es posible acceder a estudios de meteorología a través de cualquier tipo de bachillerato, el que más preparación otorgará al futuro alumno de cara a los estudios superiores es el de CIencias, pues, como ya se ha comentado anteriormente, un meteorólogo trabaja con números, y debe estar versado en asignaturas como las matemáticas, la física y la química.

¿Dónde estudiar meteorología?

La forma más común de acceder a estudios de meteorología pasa por una licenciatura de Ciencias Náuticas, Ciencias Ambientales, Ingeniería, Matemáticas o Física; ya que el acceso a este tipo de estudios debe ser mediante un posgrado o Máster.

No existe ningún grado de meteorología como tal, así que es muy importante que si tienes pensado especializarte en este área escojas bien los estudios de bachillerato y universitarios, pues solo en base a esta elección serás capaz de acceder a un posgrado o máster en meteorología.

¿Se puede estudiar meteorología a distancia?

Es posible estudiar meteorología online gracias a la Universidad Española a Distancia (UNED), quien tiene un acuerdo con la Agencia Estatal de Meteorología, y con ello imparten un curso avalado por ellos. 

Este se llama Curso de Especialista Universitario en Meteorología, y es de fácil acceso para aquellos estudiantes titulados en cualquier carrera de ciencias o de ingeniería.

Mejores universidades para estudiar meteorología en España

Como te hemos mencionado, si quieres estudiar meteorología, deberás haber pasado por un grado para poder optar directamente a un máster o posgrado. En España, son tres las universidades que imparten estás disciplinas:

  • Máster en Meteorología, en la Universitat de Barcelona (UB).
  • Máster en Meteorología y Geofísica, en la Universidad Complutense de Madrid (UCM).
  • Máster Universitario en Meteorología y Geofísica, en la Universidad de Granada (UG).

Más allá de esto existen cursos especializados en distintas plataformas o entidades, pero no te preparan de la misma forma y seguramente no sirvan como titulación oficial con la que acceder a un trabajo profesional.

Salidas profesionales de meteorología

Las buenas noticias son que, al no ser una carrera demasiado demandada, hay mucha menos competencia profesional, así que es medianamente sencillo encontrar trabajo, pues muchas empresas trabajan con meteorólogos y dependen del conocimiento de estos datos climatológicos para la realización de sus actividades.

Las posibilidades de empleo de este campo abarcan todo tipo de proyectos relacionados con el cambio climático, la ganadería, el estudio hidrológico, el efecto invernadero y otros de temática medioambiental. 

Las dos vertientes son la de trabajar en el sector público para acceder a puestos de investigación, monitorización de datos o, incluso, de enseñanza; y la de hacerlo por vía pública, en cuyo caso se buscarán perfiles enfocados a la previsión del tiempo y a consultorías.

De este modo, algunas especializaciones dentro del área de la meteorología son las siguientes:

  • Meteorólogo operacional: Trabajan con el estudio de la temperatura, la humedad, el viento o la presión del aire.
  • Meteorólogo de radiodifusión: Interpreta y reporta todas las condiciones climáticas para los medios de comunicación como la televisión y la radio.
  • Meteorólogo climático: Son los encargados de investigar los patrones para crear datos con los que ayudar a predecir el clima.
  • Meteorólogo forense: Trabajan con compañías de seguros y su función principal es la de investigar el clima que puede haber sido significativo dentro de los casos y reclamaciones para presentarlo ante el Tribunal de Justicia.
  • Meteorólogo de investigación: Principalmente se ven involucrados en trabajo militar en agencias gubernamentales o en el Servicio Meteorológico Nacional.
  • Meteorólogo docente: Son todos aquellos profesionales que deciden apostar por la docencia en lugar de por un trabajo de campo investigación. 

Algunas de estas oportunidades de empleo son en:

  • Empresas privadas encargadas de predecir el clima.
  • Entidades enfocadas a la evaluación y emisión de certificados ambientales.
  • El sistema Meteorológico Nacional.
  • Empresas que trabajan en el campo de construcción de instrumentos meteorológicos.
  • Autoridades locales, regionales o provinciales.
  • Entidades de cooperación internacional como el ECMWF.
  • Empresas de producción de software de medición y gestión de aspectos meteorológicos.

¿Cuánto cobra un meteorólogo?

Es importante determinar si el trabajo del meteorólogo es para una entidad pública o privada para conocer la cifra correcta, así como la especialización en la que trabaje el profesional, pero, por lo general, el sueldo bruto anual de un meteorólogo rondaría los 20.000€. 

Si además se trata de un profesional con más experiencia, esta cifra podría subir hasta los 32.000€ aproximadamente. 

Mensualmente, podemos hablar de sueldos de desde 1.600€ hasta 2.600€ al mes.

Carreras similares a meteorología

Aunque este ámbito de estudio no es de los más populares, es posible hallar algunas otras carreras asociadas a la meteorología, como pueden ser:

  • Oceanografía: Una carrera nueva que es ideal para los amantes de la flora y fauna del océano. Está pensada para formar a profesionales en la investigación en este campo que desarrollen su trabajo en instituciones y organismos estatales. 
  • Ingeniería Forestal y del Medio Natural: Este grado capacita al alumno para actividades como la reforestación, planes de pesca y caza sostenibles, el control de la erosión, la protección de especies frente a plagas o incendios, entre otros campos. Se enfoca mayoritariamente a una salida profesional en centros de investigación o en grupos de investigación profesionales.
  • Arquitectura del Medio Ambiente: Como su propio nombre indica, busca integrar de la mejor forma posible a la arquitectura dentro del medio ambiente. De este modo un profesional de este campo se especializa en materias ecológicas, bioclimáticas y de eficiencia energética. La intención es promover la calidad sostenible y la estabilidad de los recursos naturales de los diversos ecosistemas de nuestro planeta.
  • Geología Ambiental: Este máster se centra en el estudio de los conocimientos sobre la gestión sostenible, la conservación de la calidad del agua, de los ciclos geoquímicos, de la descontaminación de los suelos y de las aguas, de la evaluación del impacto medioambiental, de la restauración de espacios y de la preservación de los territorios.
  • Ciencias Ambientales: Una carrera cuyo propósito principal es el de la auditoría, consulta y evaluación del impacto ambiental en el ámbito empresarial, así como en la tecnología ambiental y en la gestión del medio natural. Te preparará para aproximarte a los ecosistemas y su interacción con la sociedad, otorgándote así la capacidad de minimizar el impacto ambiental de las actividades que llevamos a cabo en el entorno empresarial.